lunes, 28 de mayo de 2007

Flipada nº 4

Querido lector: estoy angustiado. Se ha acabado la campaña electoral. Ya nadie pide mi voto. Ya nadie quiere saber nada de mi.

Todos aquellos para quienes hasta anteayer era importante, ya se han olvidado de mi. Me siento como una pobre doncella seducida, que una vez ha cedido a los libidinosos deseos de su pretendiente, es añadida a la lista de trofeos conquistados, a la más impersonal y ruin estadística.

¿Qué habrá sido de aquellas sonrisas prometedoras?¿De aquellos rostros amables que me hablaban desde la pantalla o las vallas publicitarias?

Así pues, me quedaré en mi rincón, viendo como esas caras amables de hace unos días, se tornan en caras de hombres-lobo y se devoran entre ellos, pasando por encima de los restos de sus promesas, hasta la ya próxima campaña, en la que me volveré a sentir querido, deseado, seducido …

Con Dios

3 comentarios:

cris. dijo...

no te preoupes, siempre nos quedará la abstención (y las inauguraciones de cosas... sean lo q sean)
;p

Garfio dijo...

Y el Brugal.

Angie dijo...

Y el Legendario!

Radio La Ortiga