jueves, 25 de febrero de 2010

¡Cómo pasa el tiempo!

Viñeta del genial Forges


Pues sí, querido lector, me ha costado más de un año ponerme otra vez las pilas y limpiar el polvo del barco a ver qué tal navega después de tanto tiempo en el dique seco.


¡Cómo pasa el tiempo! Hace “cuatro días” que tenía a mi hija en brazos intentando que se durmiese mientras la condenada se dedicaba a estirarme de la barba y el otro día me dispara a bocajarro que le gusta un muchacho del cole … así sin más … sin anestesia.


La mentada barba subió de golpe un par de tonos más hacia el color blanco, haciendo que cada vez me parezca más a Papá Noel, cosa que tampoco me va a ayudar porque ya no cree en el gordito simpático.


Hace unos años, siendo ella aún chiquita, descubrió por amigos nuestros que hay gente que comparte piso para que le salgan menores los gastos. La cosa es que ella ató cabos a su manera y pensó. De resultas de su reflexión salió la siguiente conversación:


- Papá, cuándo tú y mama os muráis ¿nuestro piso será para mi? – preguntó.


- Supongo que sí ¿de quién si no? – contesté.


- Entonces, le diré a Coral (su amiguísima) que se venga a compartir piso conmigo. – afirmó.


- Vaya – dije yo – estarás deseando que me vaya al otro barrio para compartir el piso con tu amiga.


Siguieron unos instantes de reflexión y dijo:


- No papá. No hay prisa. Puedes morirte cuando tú quieras.


A día de hoy, no me atrevo a recordarle la conversación por si no está dispuesta a darme tanto margen. Y … la pregunta crucial … ¿Con quién querría compartir el piso ahora?



Con Dios.

13 comentarios:

MonikaMDQ dijo...

Don Garfio!
Encantada de volver por estos "lares"
Me imagino el trabajo para desempolvar el barco.

Y si, el tiempo pasa y no nos damos ni cuenta hasta que vemos los hijos creciditos y hablándonos de cosas que creíamos que nunca llegarían a decirnos, lo se!

La pregunta sobre el piso, no...no le conviene preguntarle nada, a menos que esté preparado a oir lo que sea y aceptarlo gustoso...

Un saludo Garfio! nos leeremos mas seguido, no deje empolvar el barco otra vez!

Angie dijo...

Bueno, qué alegría que vuelvas!

La conversación con tu hija... jajajaja... no cabe duda que ante la lógica de los niños y su manera de llegar a conclusiones, su naturalidad, frescura, espontaneidad, etc... hay que quitarse el sombrero!

Un beso. Angie.

Bugman dijo...

Bueno, bueno, miren lo que trajo el gato...
Cómo anda, Garfio, tanto tiempo.
Bienvuelto, o como se diga.

Garfio dijo...

Monika, me alegro igualmente y gracias por confirmar mis temores ... no haré la pregunta. No es que sea yo muy riguroso, pero a mio edad el corazón hay que cuidarlo. Saludos.

Angie ya ve ... morirme cuando quiera ... ¡je!

Bugman, aquí seguimos. Más o menos liados, más o MENOS inspirados, pero aquí. Se diga como se diga, gracias.

mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mar dijo...

Vaya ha sido una gran alegria descubrirte de nuevo por estos mares....

Seguro que el barco necesitaba alguna que otra pasada de plumero jeje.

Menos mal que tu hija no te dio un plazo,la verdad es que el tiempo pasa volando yo tenia hasta hace poquito a mi sobrino cantandole nanas y ayer mismo cumplio 13 años...menos mal que de momento no tengo barba por la que pase el tiempo jeje.

Un besito y una estrella.
Mar.
Y cuideme a campanilla

TheJab dijo...

Mejor no pregunte...

Garfio dijo...

Mar ni se le ocurra plantearse lo de la barba, con esos dos luceros que la adornan, sería imperdonable.

TheJab, no ya digo que no me atrevo.

Rud dijo...

¡Garfio!
¡Qué blog tan interesante! Me ha encantado tu manera de escribir. Los niños son encantadores, por eso me fascinan.
Cordiales saludos

Garfio dijo...

Rud, gracias por su visita y sea bienvenida a bordo.

Los niños son encantadores y, de hecho, nos lanzan continuos encantamientos ... de los que algunas veces nos sacan de golpe y no vea la impresión.

esteban lob dijo...

Más vale así, en lugar de repetir nombres como Las Dalias, Los Jazmines y otros que proliferan en Chile.

Un abrazo.

Garfio dijo...

Esteban, por aquí también se rinde tributo a la botánica no se crea.

Desde estas aguas, todo el ánimo y el apoyo ante el desastre que viven ustedes en su país.

Un saludo afectuoso.

El vulcano dijo...

Amigo Garfio: ya veo que la conversación del otro día ha dado sus frutos y vuelve otra vez por aqui.

Sí, esos locos bajitos nos hacen cada día más viejos....y no es por desanimarlo, pero esto no ha hecho más que empezar, aunque si le sirve de consuelo, yo se siguo con las "mías" en este camino, ya lo dijo otro gran amigo nuestro: "mal de muchos.....¡epidemia!"

Radio La Ortiga